Hijas de la luz! - Efesios 5: 1-13 -

Luz, tinieblas, mujer, vida cristiana, Dios, Jesucristo

“…porque todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. 
No somos de la noche ni de las tinieblas.” 
1 Tesalonicenses 5:5

Jesús mismo en el Evangelio de Juan capítulo 12 versículos 35 al 36, nos aconseja a crecer en la luz para que seamos hijas de luz.

En un mundo que está cada vez más oscuro por el pecado, es necesario que permanezcamos en la luz, que es Jesucristo.

Para esto debemos vivir conforme a la Palabra de Dios. El Apóstol Pablo en la carta a los Efesios, nos presenta una lista práctica para ser hijas de luz!

Cristo vive en cada mujer cristiana, por eso Pablo nos insta a representarlo en cada parte de nuestras vidas. Nos invita a tomar a nuestro Salvador como modelo y hacer las cosas como él las hizo.

Pablo pareciera un tanto exigente en sus muchos escritos. Pero estos mandatos nos hablan del orden de Dios y de Su Santidad. Andar como hijas del Dios de la luz es nuestra entrada a los cielos y participación de la vida eterna:

“Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. Entre ustedes ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del pueblo santo de Dios. Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias. Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia. Así que no se hagan cómplices de ellos. Porque ustedes antes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz (el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad) y comprueben lo que agrada al Señor. No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas, porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto. Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible, porque la luz es lo que hace que todo sea visible.” 

Efesios 5: 1-13

Es de mujer sabia andar en la luz, pues ella sabe cómo están los tiempos. Es una mujer sensata, que no se embriaga, no desperdicia su vida en cosas que perecen, no guarda rencor, no tiene envidia, no es orgullosa.

Es importante entender que Dios no quiere nada con las tinieblas, por lo tanto no debemos participar de sus obras.

Jesús dijo que el que anda en tinieblas no sabe a dónde va. Y qué comunión tenemos con las tinieblas? Preguntó Pablo (2 Co.6:14c), ninguna! Limpiémonos de toda contaminación y manifestemos la luz de Cristo.

¿Qué desea Dios que hagamos como sus hijas? Vs. 18b-20 “... sean llenos del Espíritu. Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Mantengámonos firmes, haciendo toda buena obra y manifestando a Jesús en nuestras vidas.

En Cristo,
Yissell