Él nos ama con amor inagotable! {Descubriendo el amor de Dios} [Devocional]

Devocional, Amor de Dios, Inagotable, Biblia, Jesucristo


Tu misericordia, oh Señor, se extiende hasta los cielos, tu fidelidad, hasta el firmamento. Tu justicia es como los montes de Dios; tus juicios son como profundo abismo. Tú preservas, oh Señor, al hombre y al animal. ¡Cuán preciosa es, oh Dios, tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se refugian a la sombra de tus alas. Se sacian de la abundancia de tu casa, y les das a beber del río de tus delicias. Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz. Continúa tu misericordia para con los que te conocen, y tu justicia para con los rectos de corazón.

Salmos 36:5-10

En algunas ocasiones tal vez te hayas preguntado, si es verdad que Dios te ama y cómo es posible ese amor.

En la Biblia que es la Palabra de Dios, encontramos de principio a fin la respuesta a estas preguntas. Dios demuestra su amor desde el comienzo de todo hasta el final.

La Biblia está llena de la verdad incondicional de que Dios nos ama.

Allí Dios nos demuestra incontablemente su amor.

Dios nos creó por amor. En el libro de Génesis al principio de los capítulos notamos como Dios pensó en nosotros al darnos una imagen de acuerdo a la Suya y una semejanza conforme a Él:

"Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó". 

Aprendemos también sobre el dominio que nos dio para ejercerlo sobre toda la tierra y lo que hay en ella. A través de estos grandes detalles empezamos a conocer cuán grande amor hay para nosotros en Dios.

En Deuteronomio del 6 al 9 leemos que Dios por amor escogió a un pueblo, al cual liberó, redimió e hizo un pacto eterno para todo aquel que amara y guardara sus mandamientos.

"Porque tú eres pueblo santo para el Señor tu Dios; el Señor tu Dios te ha escogido para ser pueblo suyo de entre todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra. El Señor no puso su amor en vosotros ni os escogió por ser vosotros más numerosos que otro pueblo, pues erais el más pequeño de todos los pueblos; mas porque el Señor os amó y guardó el juramento que hizo a vuestros padres, el Señor os sacó con mano fuerte y os redimió de casa de servidumbre, de la mano de Faraón, rey de Egipto. Reconoce, pues, que el Señor tu Dios es Dios, el Dios fiel, que guarda su pacto y su misericordia hasta mil generaciones con aquellos que le aman y guardan sus mandamientos..."

En esos versículos podemos aprender del hermoso plan de Dios para nosotros. Él nos escogió para que seamos sus hijos, rescatándonos del pecado que es la muerte. A través de Su Hijo Jesucristo nos perdonó y redimió dándonos vida abundante y eterna.

Es importante que sepamos que el amor de Dios es inagotable, inmenso y fiel sobre los que le conocemos.

El salmista David escribió de ese amor a través del Salmo 36: 5-10. Leemos acerca del cuidado que tiene Dios por su creación, siendo refugió para la humanidad, siendo fuente de vida, siendo fuente de luz que alumbra nuestra oscuridad.

Como podemos ver, el amor de Dios por nosotros es real, no termina, no se agota.

Acompáñame en el próximo devocional sobre el amor de Dios.

En Cristo,
Yissell