Tomando decisiones que honren a Dios!


Que difícil a veces es tomar decisiones, por pequeñas que sean son relevantes, ellas van a tener su importancia en nuestras vidas y en nuestras familias.

Para todo hay que tomar decisiones. Necesitamos sabiduría de parte de Dios para actuar correctamente, pues ella nos traerá paz al decidir.

Pero en momentos en que hay que tomar decisiones difíciles, complicadas y comprometedoras, nos urge el auxilio de Dios, Su ayuda oportuna y su consejo vital, esta es la mejor “decisión” a la hora de tomar una decisión!

Entonces ¿Cómo tomar decisiones sabias, siendo hijas de Dios?

Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, 
pídasela a Dios, y Él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. 
Santiago 1:5
Mira estas sugerencias:

1. Dios nos ayuda y nos promete guiarnos en los caminos de confusión, presentándonos caminos rectos y claros en donde podemos tomar la mejor decisión, mira este consejo sabio que podemos aplicar: “Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”. Proverbios 3:6

2. Antes de tomar decisiones es importante que escudriñemos y consultemos la Palabra de Dios, en el consejo que encontramos en ella veremos las respuestas a muchas inquietudes. 

3. Oremos con fe, es bueno admitir que necesitamos la ayuda divina del Dios Todopoderoso, “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4: 6-7

4. Algo más que podemos hacer es buscar consejo en personas capacitadas, líderes piadosos y con experiencia, mira la sugerencia sabia que nos da Proverbios 27:9 “El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre”.

Es importante que aprendamos a esperar, no es para nada bueno tomar decisiones a la ligera ni desesperadamente. Al tomar decisiones, busquemos a Dios en primer lugar, hagamos de Él una parte importante en nuestras vidas, a partir de eso tomaremos decisiones correctas no importa si son difíciles o sencillas, y la paz de Dios estará en nuestros corazones.

En Cristo,
Yicell