Gracia en tu hogar!

Gracia de Dios, Mujer, hogar, casa, esposo, gracia, perdón, amor

























Cuando las cosas marchan bien entonces es muy seguro que nuestro hogar lo refleje porque nosotras mismas nos encargamos de eso. Cuando tenemos un esposo que provee para el hogar hay paz y la mayoría de las cosas están bajo control. Estamos felices y de buen humor.

Sin embargo, el panorama cambia por completo cuando falta esa provisión. Cuando por alguna razón nuestros esposos no pueden sustentar el hogar, surgen inconvenientes.

Los motivos por los cuales un hombre deja de proveer a su casa son muchos; desempleado, un negocio que salió mal, baja en la producción laboral, Etc. Lo correcto es que él mantenga a su familia económicamente de lo que necesita, tenga o no la ayuda de la su esposa.

Pero en situaciones como estas, en donde él no puede proveer cómo actúas tu? Abandonas tus roles en el hogar por falta de motivación? Cambias de humor? Presionas a tu esposo?

No se cuales son tus respuestas, pero si son positivas, hay algo que te dará mejores resultados!

Es actuar en "gracia" con aquellos con quienes convives!

Esto propiciará que seas una mujer a quien no le amarguen las limitaciones, se comprometa aun mas en su rol y proporcione un ambiente de paz y armonía en su casa.

Tal vez crees que tu esposo no merezca tus bondades por no suplir lo que hace falta. Pero es todo lo contrario, en estos momentos es necesario 100% tu apoyo, tu optimismo y tu comprensión, es la gracia que tu esposo encontrará en ti.

Es esa gracia que también encontramos en Jesucristo al perdonarnos y recibirnos incondicionalmente.

Si tu hogar para ti es amargo y los que viven allí ven lo dulce que eres, perdonando los errores de tu esposo y de los demás y no echando en cara las culpas, estas actuando en gracia también.

El hogar en situaciones difíciles necesita de tu amor y misericordia. Necesita mas que nunca de tus cuidados y que seas promotora de la unidad. No es el momento de abandonar, es el momento de estrechar el vinculo.

La gracia que Dios te dio a ti extiéndela a tu familia. Convierte tu casa en un lugar en donde tu esposo e hijos quieran estar y trabajen por su bienestar con amor. Utiliza los dones que Dios puso en ti para en medio de la escasez vivir en "abundancia".

Uno de esos dones que Dios nos dio como mujeres, es el darle vida, calidad y espíritu al hogar tan solo con nuestra presencia! No hace falta que tengamos tooodo lo material posible para tener un hogar feliz y en paz. Hay personas que tienen todas esas cosas pero no son felices.

Eres tu actuando en gracia la que puede cambiar el clima de tu hogar, convirtiéndolo en un lugar cálido, apacible y agradable, en donde reine la piedad, la buena comunicación y tu creatividad para hacer que esos momentos sean menos duros y desagradables.

*Una vez un esposo al pasar los años le agradeció públicamente a su esposa, cómo ella había actuado en una situación en la que él no estaba proveyendo a su familia como se requería. Un día ella estando joven con sus hijos pequeños en casa, le cortaron el servicio de la luz por falta de pago, ella no corrió a comunicarle esto a su esposo (que no estaba en casa), sino que calló e hizo algo especial en un momento difícil. En la noche, ella consiguió velas y las puso encendidas de forma creativa en la mesa para cenar, también puso en el baño y la habitación principal. Sus hijos se maravillaron por la hermosa iluminación de la mesa. Cuando su esposo llegó mas tarde, él pensó que este detalle de las velas se debía a una esposa romántica... pues ella no le comentó lo que realmente había pasado, hasta que él mismo se dio cuenta.

Esta historia tiene un significado especial. Sin duda esta es una esposa sabia actuando en gracia con su esposo. Cuantas veces tal vez hemos ofendido y criticado a nuestras parejas porque no consiguen trabajo o hacen muy poco. Actuando así no ayudamos en nada.

Evita los insultos a tu esposo, la enemistad y sobre todo evita abandonar tu casa.

Hoy te invito actuar en gracia, no solo con tu esposo o tal vez tus hijos que no se portan como debe ser, sino con todos los que te rodean.

En tu hogar, tu participación es vital, tu gracia en ella traerá paz, perdón y unidad.

En Cristo,
Yissell

*Historia tomada del libro "Resolución para mujeres"
*Artículo inspirado en "Gracia" libro "Resolución para mujeres"