¿Cuándo tienes tu corazón "cargado", a quién acudes?


A veces creemos que nos resulta “mejor” confiar en nuestras fuerzas para resolver cosas del corazón...

Pero te puedo decir que no es sencillo, no es fácil querer sanar alguna herida, olvidar y ser feliz utilizando nuestras propias herramientas, las cuales regularmente no nos permiten hacer algo efectivo. Realmente cuando no tenemos una relación con Dios y El no forma parte de nuestras vidas, no tenemos otra opción que cargar con nuestros asuntos una pesada carga.

Entender que no podemos solas y que necesitamos la ayuda de alguien más es lo mejor. Hoy queremos invitarte a refugiarte y buscar esa ayuda que necesitas en aquel que todo lo puede, Dios!

Estando en una situación similar, conocí al Señor y le entregue mi vida. De repente empecé vivír en carne propia el versículo 28  que está en el Evangelio de Mateo capítulo 11,  "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar." 

Por eso te puedo decir que: No es lo mismo cuando Dios toma las riendas de tu vida! No es lo mismo cuando tienes a quien clamar! No es lo mismo cuando estas aferrada a Sus Palabras de vida eterna! No es lo mismo tener como Padre a aquel que diseño tu vida y te ama!

En el día de hoy no sabemos cuán cargada puedes estar! No sabemos tu dolor! Pero Dios sí lo sabe. Si te encuentras leyendo este escrito es porque tal vez necesitas un consejo o ayuda especial. 

¿Qué está pasando en tu vida? ¿Tu matrimonio no va bien? ¿Qué pasa con tus hijos? ¿Perdiste un embarazo o un bebe? ¿No estás satisfecha contigo misma? ¿Has fallado o mentido? ¿Sientes que no amas? 

Ante toda esta carga, hay una buena noticia: Aquel que te creó y te dio la vida espera por ti!

Para Dios no hay nada imposible, no hay nada que El no pueda resolver ni pecados que El no pueda perdonar, el salmo 103, dice:

“El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;  El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;  El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.”

En Dios puedes encontrar paz, mira lo que dice Filipenses 4: 7:

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

Y Juan 14:27:

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.”

Invita a Dios a entrar a tu corazón y a tu casa, ábrele las puertas... 

Si ya le conoces entonces háblale! cuéntale tus sentimientos, comparte hoy con Él todo!

En Cristo,

Yissell