10 Promesas para recordar!!

Promesas de la Biblia, Dios, Vida, Mujer
Hay momentos en los que necesito traer a mi memoria algunas promesas que Dios tiene para mi en Su Palabra... muchas veces las olvido, y que bueno es que aún tenemos su Palabra para recordarlas y verlas y volverlas a ver... hasta que ellas se hagan parte de nuestros corazones y vivamos por ellas.

Hoy te invito a leerlas, esas promesas te ayudarán a creer y a permanecer en Dios hasta el final... y tu fe se alimentará.

Aprendelas y mientras ores dilas y preséntalas al Señor!

1.- No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Isaías 41:10


2.- Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
Mateo 11:28

3.- El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.
Salmos 147:3

4.-  Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.
 Filipenses 4:6-7

5.- El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
 Isaías 40:29

6.- Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Juan 16:33

7.-  Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas.  Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.
Mateo 11:28-30

8.- Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, 
cuyas aguas nunca faltan.
 Isaías 58:11

9.- Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los  mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo. 
Salmos 46:1

10.- En el día de la angustia te invocaré, 
porque tú me responderás.
Salmos 86: 7

En Cristo,

Yissell