Qué nos dice la Biblia acerca del chisme?



“El hombre perverso levanta contienda y el chismoso aparta  a los mejores amigos”
Proverbios 16:28

La Biblia nuestro manual de vida nos habla directamente del chisme, en la carta a los Romanos Capítulo 1 (NVI), esta palabra aparece dentro de una lista de cualidades humanas malignas.

El diccionario define chisme como “una propagación de rumores no confirmados entre dos o mas personas, generalmente negativos y muy posiblemente mentirosos o tergiversados, con el fin de causar algún efecto deseado.”

Otra definición: Es alguien que revela secretos de otros, como por ejemplo opiniones, confesiones, Etc. repitiéndolos de oído a oído causando daño al que le confió y a quien se lo cuenta. Proverbios 20:19a, dice: “El que anda en chismes descubre el secreto…”

En fin, la persona chismosa usa las palabras como veneno o dinamita para destruir a las personas y sus relaciones; si bien hablar también da vida, pues también puede matar. Así lo dice el libro de los Proverbios Capítulo 18:21 “La muerte y la vida están en poder de la lengua y el que la ama comerá de sus frutos.” La enseñanza de este gran libro de los Proverbios es mostrarnos “el hablar” para edificar y dar vida.

Algo que caracteriza a la persona chismosa, es su necesidad de hablar y hablar, es tanto así que a veces usa esto para ganarse a las personas y así hacer amigos. En Proverbios 10:19a leemos: “En las muchas palabras no falta pecado…”

En el Capítulo 1:30 de Romanos, el Apóstol Pablo nos escribe de un Dios enojado por el pecado del mundo que decide descargar ira por su maldad, citando el chisme y sus sinónimos, murmuración, habladuría, Etc. como un pecado. “…Son chismosos, calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades…”

Las mujeres solemos estar muchas veces con tiempo en nuestras casas o ligadas muy de cerca con otras, debemos tener cuidado, pues pudiéramos, sin darnos cuenta caer en el chisme. 

Es importante cuidarnos de esas prácticas que para nada aprovechan, pues manifiestan mucha inmadurez y dañan relaciones. Proverbios 20:19b, dice: “…No te entremetas, pues, con el suelto de lengua.”  "Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!" Santiago 3:5.

La Palabra de Dios, nos invita a que seamos mujeres discretas y prudentes, con sabiduría y madurez. Es necesario que seamos mujeres confiables y dispuestas a cargar con los secretos y con las confidencialidades de los demás, sin importar cuales sean esas palabras!. “El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; mas el hombre prudente calla.” Proverbios 11:12-13

Somos llamadas a ser amigas entendidas y sabias. Amigas confidentes, que escuchen a otras/os y callemos, si podemos ayudar, ayudemos con la oración o dirigiendo a esa persona hacía algún líder especial en nuestras congregaciones.

Cuantas amistades, relaciones y familias han sido acabadas y partidas en dos por un chisme! Muchas! No seamos canales de división entre las personas, todo lo contrario.

Identificar a un/a chismoso/a es muy sencillo: 

1. es una persona que viene delante de ti para ponerte en contra de otra persona. 

2. Hace comentarios negativos y dañinos de otros. 

3. Quiere ganar tu confianza hablando de alguien con quien tal vez has tenido inconvenientes. 

4. Sabes muy poco de la vida del chismoso, o todo lo contrario, cuenta todo de sí mismo y de su familia. 

5. El chismoso entretiene, Proverbios 18:8 “Los chismes son deliciosos manjares; penetran hasta lo más íntimo del ser.”

Amigas, guardemos nuestra boca, tengamos cuidado con las intenciones del corazón. Si tenemos debilidad de contar a otros la vida de personas, oremos al Señor!! Tampoco hagamos amistad con las personas chismosas, si es necesario, busquemos la oportunidad de mostrarles su pecado.

“El que refrena su boca y su lengua se libra de muchas angustias.”
Proverbios 21:23

En Cristo,
Yissell