Verdadera belleza: 1. Tu belleza interna! [Hermosa de corazón]

Belleza, interna, interior, corazón, mujer, Dios, Biblia, Jesucristo,  real belleza


Hoy día estamos aprendiendo de la sociedad que la real y verdadera belleza de una mujer es su apariencia externa. Lo que notamos en estos tiempos es, que lo que te hace bonita y atrayente es tu ropa, zapatos, maquillaje, pelo, piel Etc. No quiero echar al menos estas cosas, se que son parte de nuestra femineidad y que por naturaleza nos inclinamos a ellas. Pero es preocupante como eres juzgada y tratada si no cumples con todos estos estándares de “belleza”.

“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” 
1Pedro 3:3-4

Ya no se habla de la belleza interior de la mujer!  Ahora se bombardea a través de la publicidad una belleza aérea, superficial, postiza, archi-adornada, cara, de marca, y a la última moda. Al punto de llevar a muchas mujeres a sentirse insatisfecha de su apariencia, cayendo en la trampa de los lujos en cuanto a vestuarios, prendas, accesorios, zapatos, pelo, perfumes. Y todo esto llenando solo la parte de afuera. Pero recordemos que la belleza no puede comprarse con dinero.

Como mujeres es importante que sepamos y estemos claras de que la belleza que realmente es importante sale de nuestro interior y está en lo profundo de nuestro corazón!  Lo mejor es preocupamos por nuestra belleza interna, pues con ella viviremos y permanecerá hasta el final de nuestros días. Y no será una belleza pasajera, será una belleza profunda que fue cultivada en el tiempo.

Como seas por dentro, lo que tenga tu corazón, es lo que vas a reflejar aunque te conviertas en una mujer que entiendas como “súper bonita”. No es esa belleza la que traerá felicidad a tu vida.

¿Hay en tu corazón cosas amargas, malicia, veneno, superioridad, grandeza y muchos pecados más? Aunque atraigas con tu “belleza física” cuando se conozca tu interior, esa belleza no valdrá la pena.

Empecemos a trabajar para lograr una belleza interna que se refleje desde el corazón. Una belleza que nos identifique, nos marque como una mujer única, especial y verdadera. Con cualidades hermosas.

“El corazón alegre embellece el rostro.” Proverbios 15:13

No necesitas nada más! Un corazón alegre, lo primero es que tiene a Jesucristo. Vive en armonía con las demás personas aceptando sus defectos y disfruta la vida que Dios le ha dado.

Preocupémonos de nuestro interior! No dejemos entrar en él nada inapropiado, dañino, venenoso.

Ya es tiempo de que en vez de la “mujer por fuera”, consideremos  la “mujer interior” como la verdadera y real belleza.

Procuremos que cuando alguien nos conozca, note la verdadera belleza en nosotras, la belleza interior!

Si sientes que no eres hermosa a menos que estés maquillada o tengas puestas ropas nuevas, caras o de última moda, entonces es tiempo de que reflexiones!  Y que te hagas estas preguntas: ¿Soy realmente bella por dentro? ¿Los demás me buscan o me alagan por mi físico o por el buen corazón que tengo y mi actitud ante la vida?

Tal vez sea el momento de probar como te va sin ese maquillaje o esa ropa cara o de moda. Acércate a una amiga verdadera y háblale de ti o algún líder de tu congregación, ellos tal vez podrán hablarte lo que realmente necesites saber.

Recuerda amiga, no somos bellas por nuestro físico ni como este adornado, somos bellas por lo que refleje nuestro corazón, y lo hermoso que él refleje, es la belleza que realmente perdurará y nos hará mujeres felices!

En Cristo,
Yissell

 *Próximo artículo: Verdadera belleza: 2.- Tu belleza natural!*