Conflictos en el matrimonio: [Muestra tu bandera blanca]

Mujer, hombre, conflictos, matrimonio, Dios

Todo matrimonio que se ame y tenga a Dios como su centro puede permanecer hasta que la muerte los separe... y aun así tendrán desacuerdos  e inconvenientes, no importa el escenario.

Aún así nadie quiere vivir toda su vida peleando por lo mismo, enojándose o enemistándose de su pareja. 

Es importante que los esposos que se aman maduren en su relación entre ellos, superen y den por concluido temas y etapas. Para esto es vital aceptar los talentos, debilidades, defectos y fortalezas de cada uno. 

Te hablaré de mi, por ejemplo, en las finanzas no soy muy buena! No he logrado aún ser una mujer exitosa en ellas (pero confío en que lo lograré :)) sin embargo, mi esposo es buenísimo y súper organizado en todo lo que tiene ver con dinero, gastos y ahorro. Entonces qué crees que pasó hace tiempo? Que él maneja todo el “departamento” de finanzas en el hogar! Y yo he disfrutado tanto esto! Me encanta verlo hablar de presupuestos, ahorros y planificación financiera, verlo como trabaja para organizar la provisión es maravilloso y me encanta! A la vez les confieso que para mi no fue fácil aceptarlo… Dios me ayudó hacerlo.

Esto es un ejemplo cómo yo he aceptado la fortaleza de mi esposo en esa área, muchas veces lo he reconocido públicamente. No he sido egoísta, he dejado que esta virtud en él llene mi vida de paz y mi hogar de armonía. Esto nos ha ahorrado muchas discusiones y enojos.

La bandera blanca!

Mi esposo y yo compartimos un gusto por las infusiones o té, nos encanta compartirlo al final de la noche, cuando nuestros pequeños ya está en la cama y tenemos ese tiempo de “tranquilidad” para hablar, leer, orar juntos, Etc. Un día que tuvimos un desacuerdo antes de irnos a nuestras labores; y al regresar a la casa y llegar el momento de tranquilidad, dudaba en mi mente si tendríamos nuestro “tiempo de té”… 

Una y otra vez dude y dude en prepararlo pues aún estaba muy incomoda por la situación, y luego se que Dios puso en mi el deseo de tomar la iniciativa de resolver el problema, pensé que debía hacer el té, me sentí interesada en una tregua que me permita volver a estar feliz y comunión con mi esposo. Esto fue como sacar una bandera en ese momento y lo hice! Me dirigí a la cocina y preparé un rico té y lo lleve a esposo en sintonía de paz y amor.

Los conflictos.-

Si eres de las que se enojan y no buscan resolver las situaciones incomodas o no sabes cómo salir de ellas, te invito a que uses tu creatividad, yo use una bebida que nos gusta en común, pero tu puedes llegar a tu esposo de otras maneras, esto te dará buenos resultados.

Un punto a tomar en cuenta es, identificar todo aquello que puede hacer de tu matrimonio un caos y un campo de guerra. No permitas que tus emociones negativas se interpongan, no alimentes los ambientes incómodos en tu hogar ni en tu relación, ni los propicies! No devuelvas mal con mal, al contrario se fuente de paz, amor, sosiego, ternura.  

Efesios 4:26, dice, “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre nuestro enojo.” 

Los conflictos se dan por naturaleza en el matrimonio, pero es necesario resolverlos de la mejor manera para tener una relación saludable.

Es de mujer sabia mostrar "banderas blancas" como señal de amor, aceptación, madurez.

Algunas herramientas que puedes usar para resolver:


1. Pedir perdón aunque tu no hayas ofendido.

2. Darle la oportunidad a tu esposo de hablar y ser escuchado.

3. Estar abierta a escuchar alguna crítica negativa hacia ti de parte de tu esposo. 

4. Estar preparada para escuchar otro punto de vista que no sea el tuyo.

5. Mostrarte interesada en resolver el problema y no culpar.

6. No siempre tienes la razón.


Si sientes mostrar tu bandera blanca en situaciones de peleas y enojo, hazlo. En mi caso una taza de té fue lo que Dios puso en mi mente y una voz amorosa y de paz. Lo que hagas, será bien recibido por tu esposo. No te canses de mostrarte interesada en resolver los conflictos, tu puedes dar ese primer paso que se necesita para ayudar a superar el problema. 

También, en lo que a ti concierne, procura la armonía en tu relación de matrimonio. Dale a entender a tu esposo tu interés por la paz… aunque hayan desacuerdos, pues no siempre tendrán las mismas opiniones.

Con amor,
Yissell