Algo que aprender...

Aprender, Pablo, David, Vida, Mujer, Dios, Biblia, Madurez

"Este es mi consuelo en medio del dolor: Que tu promesa me da vida" 
Salmos 119.50

Dios permite algunas situaciones en nuestras vidas, entre muchas cosas, tal vez con el fin de que aprendamos algo. 

Sabías que siempre hay algo que aprender? Siempre hay una "moraleja" o enseñanza al final de todo.

En nosotras está la capacidad de aprendizaje; a raíz de eso me pregunto, ¿Estamos siempre en "ánimos" de estar aprendiendo cosas de la vida? Los “golpes” que ésta nos da? Creo que no... pienso que el estar siempre teniendo experiencias incomodas, decepciones, engaños, enfermedad, persecución, Etc. nos hace desgastar, hace que nos duela el corazón y hasta el alma. Es bueno saber que todo eso es humano y mientras estemos en este mundo esto nos sucederá.

Muchas veces estamos necesitadas de un tiempo de "quietud y paz" en donde nos vaya bien con nosotras mismas y donde todo lo que hagamos este bien hecho, además que nos vaya bien en nuestras relaciones. Eso sería lo ideal.

Recuerdo la vida de David, él era un gran rey y prácticamente lo tenía todo. Un hombre que atravesó por muchas situaciones. Vemos que en gran parte de sus salmos de antes y después, siempre manifestaba sus sentimientos; leemos a un David triste, desorientado, con problemas familiares, perseguido, Etc. Sin embargo también leemos en muchos salmos a un David cuyas circunstancias no lo alejaban de su adoración a Dios! Confiaba en sus promesas! Y sobre todo aprendía las lecciones y conocía mejor a las personas. Esto es una gran enseñanza para nosotras.

Qué te ha tocado vivir?


Si te ha tocado vivir situaciones de las cuales puedes decir que has aprendido algo, entonces alaba a Dios! Porque esto te acerca un poco mas al propósito que El tiene para ti.

Miremos al Apóstol Pablo, a través de sus situaciones había aprendido mucho, se había convertido en un hombre maduro, capaz de enfrentar cualquier cosa, una vez dijo,  "...Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad" Filipenses 4:12

Has aprendido lo suficiente como para glorificar a Dios por ello?

La aplicación.-

En el salmo 119: 54, el escritor dio gracias por las enseñanzas que recibía de Dios, “Poco tiempo estaré en este mundo, pero siempre diré que es buena tu enseñanza.” Asimismo él también hallaba consuelo en las Escrituras.

En el dolor y las "situaciones para aprender", Dios esta en medio! Y es necesario que estemos seguras de esto. Su presencia y Su Palabra están aquí con nosotras siempre! Sea lo que sea que tengamos que vivir y aprender... Dios se mantiene en ese mismo lugar, pues El lo ha prometido.

Mantén tu mente abierta en cualquier circunstancia, no es bueno que te encierres en ti misma, que dejes de ser como eres. Vive tu situación del momento con valor, sin desmayar, entendiendo que Dios esta contigo y que te dará las fuerzas necesarias.

Como el apóstol Pablo, alcanza madurez, aplica las lecciones recibidas y da gracias a Dios.

Herramientas.-

Algo que he visto en los salmos de David, es que él escribía, lloraba, oraba y llamaba por su nombre las situaciones, convirtiéndose esto en poderosas herramientas para enfrentarlas, depositando en Dios su confianza para poder superarlas. En el apóstol Pablo también vemos a un hombre escribiendo cartas, pidiendo la oración por sus situaciones.

Si estas pasando por algún momento duro, molesto, incomodo o algún momento de dolor, habla con Dios, pero también acércate a tu esposo o a una amiga, Etc. Como David ten tus herramientas que te ayuden a contrarrestar tus sentimientos y emociones. No te quedes callada! Compártelo! Y como Pablo, lo que aprendas puede ayudarte a vivir tu vida de forma sorprendente! 

Es importante que veas la enseñanza que en este momento te ha tocado! Aférrate a las promesas del Dios que te da vida! Tendrás tus momentos de quietud y la paz que tanto deseas. Glorifica al Señor por lo aprendido!


En Cristo,
Yissell