En mis desiertos... -Devocional-



“Vuelve el desierto en estanques de aguas,  y la tierra seca en manantiales.”
Salmos 107:35

No sé si te ha pasado, pero a veces me siento tan sedienta de un refrigerio a nivel emocional... de esa agua fresca que me hará renacer...

Y esta sequedad hace todo lo posible por afectar mi vida espiritual… y en realidad muchas veces lo ha logrado, al punto de llevarse mis deseos de orar, escribir y ser creativa.

A esto suelo llamarle un pequeño desierto, producido por los afanes de mi vida, la economía, la crianza y sus demandas, las relaciones con los demás, y mis responsabilidades en cada uno de mis roles.

Escribo este devocional, no con la intención de dejarlo hasta ahí. Lo escribo para decirte, que estando en estos “desiertos” de mi vida, Dios sigue siendo mi Dios!! Mi confianza en Sus promesas siempre permanecen y ahí es donde recibo “estanques de agua”!! Trato siempre de mostrarme a El tal y como estoy en esos "desiertos", sin fuerzas, desanimada, cansada, con sed espiritual.

No importa lo que aparentemente me haga resecar! Al ir delante de Dios, El convierte mi sequedad emocional, mental y física en manantiales reales de agua fresca nutriéndome de paz, descanso, sosiego y provisión!

Es increíble!... nunca me ha dejado y su sustento es mi poder!

Amiga, muéstrate a Dios en tus "desiertos" tal y como te sientes, sedienta, anhelante de agua fresca y recibirás manantiales!!

En Cristo,
Yissell