Enemigos de tu matrimonio - Marcos 10:7-9-



“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.”

Marcos 10:7-9

Aquí te presento algunos enemigos de nuestros matrimonios.

Es importante llamar las cosas por su nombre y no es secreto para nosotras que en algún momento hemos lidiado con algunas de estas situaciones.

Son nuestros enemigos, pues están ahí por nuestros pecados. 

La buena noticia es que si reconocemos que pueden llegar o están en nuestro matrimonio, podemos hacer muchas cosas para fortalecer nuestra relación, perdonarnos y seguir adelante juntos.

Pero es necesario que Dios habite en tu matrimonio, se amen mutuamente y ambos tengan interés en tener un matrimonio saludable.

Conoces los enemigos de tu matrimonio? Los has identificado? 

1.- A continuación algunos enemigos de tu matrimonio:

a. Enojo. Enojarte y dejar que pase el tiempo sin resolver el asunto, aunque tu no lo hayas provocado, no es bueno. 

b. Celos. Los celos provocan angustia, descontento y tristeza.

c. Trabajar en exceso. Trabajar al punto agotarse y solo verse a la hora de dormir es en realidad dañino a la relación. Nunca tener tiempo para compartir es malo, aparte de estar siempre cansada y pasar tantas horas o días al lado de otras personas que no sean tu esposo es algo peligroso. También pasar tiempo solo haciendo tus actividades tampoco es recomendable.

d. Vicios en general. Todo en exceso hace daño a ti misma y a todos los que te rodean. A veces nos refugiamos en cosas que no son buenas y muchas no podemos salir por nosotras mismas de ellas. No darle cabida a las bebidas, los juegos, las compras, la comida entre otras cosas es saludable a la relación. 

e. Pornografía.  Esto es dañino a la relación y a ti como mujer. Esto es infidelidad virtual o cibernética como quieres llamarle. Es conectarte emocionalmente con otras personas. Lamentablemente esto ha destruido muchos matrimonios.

f.  Descuidos y falta de interés. Descuidar la relación pudiera interpretarse como si ya tu esposo no te interesara. Pudiera ser que hayas perdido el interés en él, o sencillamente te has involucrado tanto en otras cosas que te has descuidado de tu relación. Cuidado, pues esto puede destruir también tu matrimonio.


2. Otras cosas que a veces solemos verlas “bien” pero son enemigos de nuestros matrimonios:

* La competencia. Cuantos esposos alejados porque uno de los dos se empeña en ser mejor que el otro el ámbito laboral, con los amigos y hasta en la misma casa con los hijos, Etc. Opacando y minimizando a su pareja.

* “Lo mío es mío”. Esposos alejados porque hay uno que nada lo comparte. Todo lo que tiene es suyo y todo lo consigue con su propio esfuerzo. No suele hacer nada en equipo.

* “Los hijos son primero”. Esto pasa mucho de parte de nosotras, los hijos son importantes y tu relación con el padre de ellos no es una prioridad.

El apostol Pablo nos habla de las obras de nuestra carne, aquello que no nos permitirá la entrada al reino de los cielos. Y que son esas mismas cosas que nos harán destruir nuestros matrimonios y cualquier relación que tengamos.

“Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”
Galatas 5:20

Cuáles son tus enemigos? El egoísmo, la tacañería, la violencia, la mentira, Etc. Es bueno que los identifiques.

Tu matrimonio es importante, cuídalo, valoralo, respétalo, vela por su salud. 

Con amor,
Yissell