Reto a padres valientes! -Un llamado a todos los papás!-

He sido impactada con la lectura del “Mensaje Final de la Película Valientes”, esta parte se encuentra en el libro en el cual fue inspirada la película, se llama “La Resolución para Hombres” por Stephen KendrickAlex KendrickRandy Alcorn. En ella, uno de los principales personajes, descubre que se ha descuidado en su rol vital de papá y al decidir comprometerse con los puntos del libro que mencioné, lo invitan a dar su testimonio en público.

A continuación lo que dijo:

“Como representante de la ley, he podido comprobar de primera mano los estragos y profundas heridas que produce la falta de un padre en la vida de un niño. Nuestras cárceles están llenas de hombres y mujeres que han vivido en forma temeraria por haber sido abandonados por sus padres, heridos por los hombres que mas debieron haberlos amado.

Muchos de ellos ahora repiten el mismo modelo de irresponsabilidad de sus padres. Aunque muchas madres se han sacrificado por la supervivencia de sus hijos, no debían asumir solas semejante responsabilidad. Gracias a Dios por ellas; pero las investigaciones demuestran que un niño también necesita desesperadamente de un padre. No hay alternativa.

Como todos saben, hace poco mi familia sufrió la trágica pérdida de nuestra hija Emily, de nueve años. Su muerte me llevó a comprender que no había comprendido lo crucial que era mi rol de padre para con ella y nuestro hijo Dylan.

Desde su partida, le pedí a Dios que me mostrara en Su Palabra cómo debe ser el padre que debía ser. Ahora sé que Dios desea que cada padre se ponga de pie con valentía y haga lo necesario para ser parte de la vida de sus hijos. Pero además de estar y proveer, debe caminar a su lado acompañándolos y proporcionando una imagen clara del carácter de Dios, su Padre celestial.

Un padre debe amar a sus hijos y procurar ganarse su corazón. 

Tiene que protegerlos, disciplinarlos y enseñarles sobre Dios. Debe ser un modelo de integridad y tratar a los demás con respeto. Tiene que instar a sus hijos a ser hombres y mujeres responsables que vivan por lo que tiene importancia eterna.

Algunos hombres que escuchan esto se burlarán o lo ignorarán. Pero quiero decirte que, como padre, eres responsable ante Dios por la posición de influencia que te ha dado. No puedes dormirte al volante, para un día despertar y darte cuenta de que tu trabajo o tus pasatiempos no tienen valor eterno, como las vidas de tus hijos. Algunos escucharán y esto y estarán de acuerdo pero no lo pondrán en práctica. En cambio, vivirán para sí mismos, desperdiciando la oportunidad de dejar un legado piadoso a la próxima generación.

Pero otros hombres, a pesar de los errores cometidos en el pasado y de lo que nuestros padres no hicieron por nosotros, pondremos todo el empeño posible y dedicaremos el resto de nuestros días a amar a Dios con todo nuestro ser y enseñarles a nuestros hijos a hacer lo mismo. Y de ser posible, también amaremos y guiaremos a otros que no tienen un padre y necesitan con urgencia ayuda y orientación. Queremos invitar aquellos hombres con corazones dispuestos y valientes a sumarse a nosotros en este compromiso.

En mi hogar la decisión está tomada. No necesitas preguntar quién guiará a mi familia, porque por la gracia de Dios, yo lo haré. No necesitas preguntar quién enseñará a mi hijo a seguir a Cristo, porque yo lo haré.

¿Quien aceptará la responsabilidad de proteger y proveer a mi familia? Yo lo haré. ¿Quién le pedirá a Dios que rompa la cadena de modelos destructivos en mi historia familiar? Yo lo haré. ¿Quién orará por mis hijos y los bendecirá para que con valor cumplan lo que Dios les pida? Yo lo haré. Yo soy su padre… Yo lo haré

Acepto esta responsabilidad y la considero un privilegio.

Deseo contar con el favor de Dios y Su bendición sobre mi hogar. Todo buen hombre lo desea. 

Por eso, ¿A dónde están los padres temerosos del Señor? Es hora de que te pongas de pie, respondas al llamado de Dios, y digas: ¡Yo lo haré! Yo lo haré! ¡Yo lo haré!"
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Reflexionemos en esto que acabamos de leer! 

En Cristo,
Yissell