Ana, movió a Dios a concederle lo que mas anhelaba... un hijo!

Cerrando nuestra serie sobre algunas madres de la Biblia, quise hacerlo con una de las mujeres mas grandiosas de la historia bíblica, Ana. 

La vida de Ana, es un relato lleno de amor, pasión, fidelidad, entrega y devoción a Dios, además de ser una mujer que yo califico como sumamente inteligente que nos da una interesante lección a cada una de nosotras, para actuar con altura y dignidad! Su temperamento y relación con Dios fueron cualidades únicas! 

Esta en el libro de 1 Samuel Capitulo 1.

Ana era esposa de Elcana, un hombre al que amaba y no le había dado hijos pues era estéril y tal como dice la Biblia, Dios no se lo permitía. 

Tenía una rival llamada Penina que sí tenia hijos e hijas de Elcana… Me encanta por que la Biblia resalta que él amaba a Ana, a pesar de su condición de esterilidad ella era especial para él:

“Hubo un varón de Ramataim de Zofim, del monte de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo. Y tenía él dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina. Y Penina tenía hijos, mas Ana no los tenía Y todos los años aquel varón subía de su ciudad para adorar y para ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en Silo, donde estaban dos hijos de Elí, Ofni y Finees, sacerdotes de Jehová Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte.Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos.Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía”. Vs. 1 al 5
Ana era victima de burla de su rival, con sus palabras hacia que Ana se entristeciera; Penina sabía que tenía los hijos, pero el amor de Elcana era Ana; Así que me imagino las cosas que le decía, lo mas probable era que lo hiciera a escondidas... en secreto y no la dejaba en paz. Ana era muy infeliz por su esterilidad y para empeorar era acosada verbalmente por la otra mujer de su esposo. Creo que Ana sufría cada vez que veía que Penina se embarazaba y daba a luz.

Aun así, su esposo la amaba, era bien tratada y valorada, Elcana la tenia en alta estima y la trataba con delicadeza. En el momento de ofrecer su sacrificio, le daba a ella  una parte muy especial.

Entiendo que el trato de su esposo la llenaba de valor y entereza, aunque fuera humillada por su rival. Lo que mas me gusta de Ana, es que estaba preparada para enfrentar a Penina y no dejo que su depresión la consumiera, aunque desmayaba en llanto, tristeza y debilidad, pues no comía, no perdió su fe en Dios, no abandono a su marido, no escapo al acoso,  no maltrato ni insulto nunca a Penina... se mantuvo firme.

Imagino a Elcana cada vez que la veía llorar, ya sabia de que se trataba, se preguntaba por qué de su tristeza, si su corazón era de ella:

“Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?” V. 8

Me encanta lo siguiente que Ana hizo… decidió poner fin a su depresión. 

Entendió que esto no la llevaría a nada bueno. Entendió que aparte del refugio de los brazos de su esposo, existía una fuente que saciaría su sed proveyéndola de fuerzas... su Dios Todopoderoso, el cual le daría las respuestas  y el consuelo que necesitaba.

Se levanto, se baño, se vistió, comió sus alimentos, recobro las fuerzas y fue al templo y le abrió su corazón a Dios con toda la amargura de su alma... y con una petición muy especial hecha de corazón... que movió a Dios a concederle lo que mas anhelaba:

“…oró a Jehová, y lloró abundantemente.E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.” Vs. 10 al 11
Ana no estuvo triste nunca mas… Así que ya estando en su casa, su esposo la tomó y ella concibió y dio a luz un hijo varón saludable y fuerte.
“Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.” V. 20

Ana cumplió su promesa a Dios, cuando destetó al niño, lo llevó al templo y lo dedicó a su Señor. 

Al ver el corazón de Ana como había cumplido, Dios la bendijo con mas hijos!
(Ver Cántico de Ana, Cap. 2)

Cuantas enseñanzas en esta historia! Ana fue una mujer especial, grande y extraordinaria, con una ejemplo de vida a seguir…

Tal vez no fue fácil para Ana que su hijo estuviera en el templo... pero su corazón grandemente agradecido y satisfecho lo hizo hacerlo, además su fe y esperanza en Dios la mantuvo creyendo que volvería hacer madre!

Como Ana, no importa cual sea tu situación, siempre busca la mejor manera de salir de ella, refúgiate en Dios, El te dará las armas para triunfar… no elijas lo peor, es natural si te deprimes, pero no dejes que ese sea tu final.

Su fe le hizo hacer una promesa de gran peso y valor y vio el milagro de Dios!

Que pases buen día,

Yissell


* Biblia Reina Valera 1960 * Fotos de Google.