Moisés, líder y padre!


Hablar sobre paternidad es muy interesante y más aún cuando se trata del mejor ejemplo para la sociedad como es la paternidad bíblica.

Por ejemplo, hoy conozcamos a un gran hombre y líder de Dios en su rol de padre, se trata de Moisés! 

Moisés tuvo dos hijos: Gersón y Eliezer.

El primero, Gersón, significa: Peregrino soy en tierra extranjera (Éxodo 2:22) y Eliezer significa: El Dios de mi padre fue mi ayuda y me libró de la espada de Faraón (Éxodo 18:4).

¿Por qué Moisés como ejemplo de paternidad bíblica?

Si pensamos por un momento, de los líderes de la biblia, en su mayoría, sus hijos no tuvieron finales ejemplares ni agradables. En el caso de Moisés, aun con la gran responsabilidad de libertar un pueblo, dirigirlos, enseñarles la ley de Dios, juzgarlos, animarlos y clamar a Dios por ellos, sus hijos mantuvieron un comportamiento adecuado.

Según las Sagradas Escrituras, fueron incluidos en la tribu de los Levitas.
“Mas en cuanto a Moisés el hombre de Dios, sus hijos fueron contados entre la tribu de Leví…” 
1 Crónicas 23:14

Los hijos de Moisés no fueron destituidos, no se registra comportamiento inadecuado y lo mejor del caso no entorpecieron el liderazgo de su padre, como lo hijos de Elí, sino que podemos entender que contribuyeron con el desarrollo del liderazgo de su padre y a su sostenimiento.

Qué gran ejemplo de este hombre de Dios, que en medio de sus GRANDES RESPONSABILIDADES, educó a sus hijos y les dio el ejemplo de servir a Dios, honrar Su nombre y tener una descendencia acorde a lo que Dios establece.

Si bien es cierto que tenían a su madre, Séfora, no es menos cierto que la influencia paterna en cualquier sociedad es muy importante.

Moisés no fue un padre perfecto, pero si un ejemplo a seguir para quienes están en la posición de liderazgo. Ser un líder con gran responsabilidad, no inválida una crianza adecuada.

Por eso todo padre debe: Amar a sus hijos y demostrarlo, instruirlos, disciplinarlos,
“Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina e instrucción del Señor.” 
Efesios 6:4

Enseñarles la Palabra de Dios,

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.
Deuteronemio 6: 6-9

También orar por ellos, orar con ellos, proveerles lo que necesitan, serles de ejemplo, Etc.

Otra cosa que también aprendemos de Moisés, es que en cada nombre de sus hijos (como era costumbre) plasmó sus experiencias con Dios y esto no es más que una invitación para cada hijo a conocer y reconocer a Dios en sus vidas.

Cuando Gersón pensaba en su nombre, recordaba que Dios estuvo con su padre aun cuando no estaba en su tierra natal. Lección que es necesaria para la vida. Recordar que Dios está con nosotros. Y Eliezer recordaba que Dios ayudó a su padre en una de las tareas más importantes de la biblia.

Entonces, estas lecciones paternas de Moisés, también deben motivar a los líderes de Dios a pensar que sus experiencias con Dios no son reservadas para ellos solos o para sus seguidores.

Los primeros que tienen que conocer lo que Dios hace son sus hijos, ellos pueden ser educados a través de dichas experiencias para que comprendan la lección más importante que cualquier padre pueda dar a un hijo: Dios es nuestro padre… a Él le servimos!


Yicell de Ortiz