agosto 09, 2017

Una mujer... Servicial! - Marcos 10:43-44 -



"De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir;... " 
Romanos 12:6-7

Este es un tema importante para mí, pues reconozco que no he sido muy servicial, a veces he estado muy lejos de serlo y solo me he quedado con la intención en mi corazón... Y por supuesto, no quiero seguir así. Entiendo que puedo y tengo las fuerzas, aunque sé que me falta el amor necesario para servir al cuerpo de Cristo sin condiciones. 


Entiendo que en esta serie, dentro de las cualidades que anteriormente ya he mencionado de una mujer que agrada a Dios y a su entorno, el servicio es fundamental e imprescindible.

¿Qué significa la palabra servicio? Favor o beneficio que se le hace a una persona. También en el griego, idioma en que fue escrito el Nuevo Testamento, para esta palabra se usa "diakonía", que puede significar, servir, socorro, ministerio, quehacer.

Te has hecho estas preguntas alguna vez: ¿Eres de ayuda? ¿Eres de beneficio a otros? ¿Los otros te ven como una mujer al servicio de los que te rodean? ¿Estás disponible? ¿Colaboras?

Tal vez no sea fácil responder, por algunas razones...

El servir regularmente es nuestra última opción cuando no hay mas nada que hacer, por las cosas que esto implica, lo vemos como algo "que no es para mí", pues es "de baja categoría o bajo nivel" o "es humillante" o "me rebajare si lo hago". Pero para Dios el servicio tiene un valor muy muy alto y digno.

En el evangelio de Marcos 10:43-44 leemos: "Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos."

Jesús vino a darle carácter y mucho mucho poder a la palabra servir! El es nuestro ejemplo, versículo 45: "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." ¿Consecuencia? Dios lo exaltó hasta la sumo y le dio un nombre sobre todo nombre...

Tenemos un talento natural para servir:

En el Nuevo Testamento, también encontramos muchas mujeres serviciales. Mujeres humildes, sin riquezas y sin posturas, las cuales tenían el amor suficiente para estar disponibles y prestas a servir. Por eso son mencionadas en la Biblia como mujeres de fe, virtuosas y ejemplos a seguir.

El Apóstol Pablo hace referencias a muchas de ellas al despedir sus cartas con su puño y letra: Febe (...ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo...) Priscila (...colaboradora en Cristo Jesús), María (...la cual trabajó mucho mucho entre vosotros...) Trifena y Trifosa (...las cuales trabajan en el Señor) Pérsida (...la cual ha trabajado mucho en el Señor) Evodia, Síntique, entre otras.

Servir a otros es un trabajo voluntario y hermoso que requiere amor,  pasión y no tiene condiciones. La mujer tiene este talento dado por Dios!

Qué gran verdad se encierra en esta frase: "Es mejor servir que ser servido" Ser de utilidad a los de la familia de la fe y a los que no lo son es un trabajo con recompensas eternas.

"Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos..." 3 Juan 1:5

La mujer que describe Proverbios 31, es una fiel servidora primeramente en su hogar, ella sirve a su esposo e hijos. Esto es importante, recordemos que cualquier ministerio que desempeñemos debe empezar primero en el hogar, allí es necesario que seamos las servidoras No.1 sin importar nuestro estatus.

La mujer que le gusta servir, siempre ve las necesidades de los demás, está siempre dispuesta a prestar su energía para ayudar. 

Una mujer servicial es feliz, alegre y disfruta de su condición de servidora, es una mujer fuerte capaz de enfrentarse a cualquier condición difícil y penosa. Aconseja, acompaña, brinda, es hospitalaria, tiene buenas ideas, difícilmente dice que no. Ama y apoya a los líderes.

Aunque es un don de Dios, nacemos con esta inclinación, creo que es parte de nuestra vida, si tenemos el amor y compasión por los demás en algún momento será necesario desempeñarlo. Ser servicial nos hace experimentar la satisfacción que deja haber ayudado.

"Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios." Hebreos 13:16

"Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras." Apocalipsis 2:19

Si como yo necesitas que Dios te anime y avive en ti el ser una mujer servicial, debemos orar amiga! Estas palabras que Dios me ha puesto a escribir son para mí y las he compartido contigo. 

Vamos a empezar! Manifestemos nuestro deseo de servir y colaborar, hagamos algún trabajo voluntario sin recibir ninguna recompensa en cualquier área de nuestras congregaciones, en el trabajo o en el vecindario. En donde Dios te guíe. El estará con nosotras! Y recuerda... la recompensa esta los cielos!

En Cristo,

Yissell